Esta es una copia de lo que fuera el website de la Mesa de negociación y Acuerdos

enlaces

Documentos Mesa Documentos
Coordinadora Democrática
Documentos
Grupo de Amigos
Documentos
Tripartitos
Documentos
Comité Asesor
Noticias

Documentos
Comisión de Enlace

Noticias
Comisión de Enlace
Opinión

 


Declaración de Amnistía Internacional

 

04 de Marzo de 2004

 

Seguridad en Peligro / Uso excesivo de fuerza

Venezuela: Disturbios en Protestas Civiles

 

Se ha reportado que las Fuerzas de Seguridad han usado exceso de fuerza y detenido a un gran número de opositores durante las protestas de calle que se llevaron a cabo a nivel nacional en contra del presidente Hugo Chávez. Al menos nueve personas han muerto y cientos de otras han sido heridas, incluyendo a gran un número de policías. Amnistía Internacional esta realmente preocupada por la violenta e inapropiada respuesta policial que han traído los conflictos políticos.

 

La Coordinadora Democrática alega que alrededor de 350 personas han sido detenidas a lo largo del territorio nacional y que la policía ha falsificado evidencia para arrestar a diferentes líderes de la oposición. Las Autoridades dicen que el número de detenidos es considerablemente mas bajo y que los detenidos han participado o incitado a protestas violentas. Ellos han acusado a los activistas y lideres de la oposición de fomentar la violencia para sacar al presidente Chávez de la presidencia. Las autoridades que tienen la responsabilidad de mantener el Orden público también tienen la responsabilidad de defender los derechos humanos fundamentales. Amnistía internacional esta preocupada por los reportes que indican que las fuerzas de seguridad ciudadana han usado exceso de fuerza en algunos casos y no han mantenido los correctos procesos de detención. Igualmente alegan que estos excesos no han sido bien investigados.

 

Las protestas de calle comenzaron el 27 de febrero después de la noticia que dio el CNE acerca de las de firmas que tenían que ser revisadas para el referéndum revocatorio del sacar al presidente Chávez. La oposición necesitaba 2.400.000 firmas para cumplir con la petición del referéndum revocatorio y alegan haber conseguido 3.2 millones, pero el CNE solo les reconoció 1.800.000 firmas.

 

Desde que sucedió lo anterior, se han llevado a cabo varios enfrentamientos entre opositores del Gobierno y la Guardia Nacional en diferentes partes del país. Mientras varias de las demostraciones han sido violentas, con los manifestantes usando armas de fuego y otras armas, la Guardia Nacional y la DISIP han usado exceso de fuerza en varias ocasiones para el control de la situación.

 

En Caracas, por lo menos 47 detenidos han sido llevando ante jueces y colocados en juicios con cargos como “resistencia a la autoridad”e “instigación a delinquir”. De igual manera muchos otros a lo largo del país otros no han sido llevados ante los jueces en el tiempo legalmente establecido.

 

Información Relevante

 

Hugo Chávez fue electo como presidente de Venezuela en 1998 y reeligido en el año 2000 para un periodo de 6 años. Ha venido incrementándose la polarización y la escalada de violencia política desde el año 2001 cuando el movimiento opositor comenzó a ganar fuerzas. En Abril del 2002 al menos 50 personas murieron en el intento de golpe que forzó al presidente Chávez a salir de la presidencia por tres días. A finales del 2002 el paro convocado por la oposición tuvo consecuencias importantes en la economía venezolana pero no sacó a Chávez de la presidencia. Negociaciones patrocinadas internacionalmente llevaron a un acuerdo en mayo de 2003 donde ambos lados se comprometían en buscar una “pacífica, constitucional y democrática salida electoral” a la crisis. La decisión del CNE de aceptar la validez o no, de las firmas recaudadas por la oposición, ha estado pendiente desde el final del 2003.

 

Suprimir las demostraciones públicas ha llevado a la policía y a las Fuerzas de Seguridad a violentar los derechos humanos durante los últimos 15 años. Constantemente las autoridades han fallado en investigar y castigar a los oficiales responsables por los abusos y el incorrecto uso de lineamientos sobre armas de fuego que impone la ONU.

 

Incidentes de violencia política atribuidos al Gobierno y a opositores durante el mandato del Presidente Chávez, tales como muertes y agresiones llevadas a cabo durante el golpe del 11 de abril del 2002, no han sido aún investigadas apropiadamente. La impunidad que disfrutan los culpables lleva a más violaciones de los derechos humanos en un clima político particularmente volátil.

 

Acciones recomendadas a tomar: (Por favor enviar estas solicitudes para que lleguen en el menor tiempo posible en español o en su propio idioma)

 

  • Llamar a las autoridades para asegurar que los lineamientos operativos de seguridad pública se lleven a cabo en línea con los mínimos requerimientos del uso de Armas de fuego que requiere la ONU.

  • Reconocer el deber de las autoridades de mantener el orden público pero recordarles el derecho de los ciudadanos de manifestar pacíficamente.

  • Recordarle a las autoridades su responsabilidad de llevar a cabo los arrestos de acuerdo con la ley y los estándares internacionales (los cuales garantizan el derecho del detenido a ser llevado ante un juez en el tiempo estipulado para ser sentenciado o dejado en libertad, y que les sea permitido las visitas de sus familiares, abogados, o atención medica.) y también el derecho a un juicio justo.

  • Llamar para que las muertes y agresiones que han ocurrido durante la presente violencia política se investiguen completa e imparcialmente.

  • Insistir en que todas la alegaciones de las violaciones de derechos humanos cometidas por la policía y fuerzas de seguridad sean investigadas en su debido tiempo, imparcialmente y exhaustivamente para que los resultados sean públicos y que los culpables sean castigados debidamente.

 

Por favor también incluya en sus solicitudes una línea donde Amnistía Internacional condena todas la violaciones a los derechos humanos y donde ha llamado la atención de la Oposición para que sus protestas respeten los derechos humanos y para que no contribuyan al incremento de la violencia política y desobediencia de las leyes.

retroceder