Esta es una copia de lo que fuera el website de la Mesa de negociación y Acuerdos

enlaces

Documentos Mesa Documentos
Coordinadora Democrática
Documentos
Grupo de Amigos
Documentos
Tripartitos
Documentos
Comité Asesor
Noticias

Documentos
Comisión de Enlace

Noticias
Comisión de Enlace
Opinión

 


Análisis
Las ocurrencias de Gaviria
Carlos Blanco

Chávez fue a Naciones Unidas y no se le ocurrió otra cosa que decir allí que Gaviria estaba en Venezuela “a título personal”. Es decir, el Secretario General de la OEA –según Hugo Rafael- ha estado instalado en Venezuela por varios meses, dejando atrás otras obligaciones como funcionario internacional, porque tuvo la ocurrencia de ir a Venezuela, a sentarse en una Mesa de Negociación, debido a un impulso interior, incontrolado, que lo llevó de paseo a Maiquetía y luego a aterrizar en el Hotel Meliá a conversar interminablemente con doce venezolanos, seis del gobierno y seis de la oposición.
El Presidente ha desconocido, en un acto de insólito atrevimiento, la Resolución 833 de la OEA en la cual se le da un mandato formal a Gaviria para el proceso de facilitación en Venezuela. Ha desconocido que su gobierno, junto a la Coordinadora Democrática, no se dirigieron a un colombiano que paseaba casualmente en Washington, sino al Secretario General de la OEA, en funciones, para que interviniera en la resolución del severo conflicto nacional.
Gaviria está en Venezuela cumpliendo una función oficial en la que se han puesto de acuerdo los gobiernos de América, el gobierno de Chávez y la oposición venezolana. De manera que cuando el Presidente venezolano minimiza la función del Secretario General de la OEA, y coloca su acción como una iniciativa “personal”, está claramente obstaculizando la negociación, erosionando el status que había convenido para el facilitador.
Chávez fue más lejos. Ha objetado de manera poco disimulada al Grupo de Amigos acordado en Quito, poniendo obstáculos a la presencia de EEUU y minimizando la importancia de los seis países que se entendieron para el apoyo a Venezuela, pidiendo una ampliación del Grupo con la finalidad de demorar la acción concreta de mediación.
Lo que evidencia esa actitud es que el régimen reconoce que internacionalmente ya se ha comprendido el carácter autoritario del gobierno revolucionario, se tiene un altísimo concepto de las luchas que libran los venezolanos, se posee conciencia clara de la necesidad del apoyo internacional para forzar la negociación y también que ya pasó la época en que Chávez paseaba por los escenarios del mundo anunciando un cambio revolucionario que –se ha descubierto- no es más que una autocracia parlanchina.
Los manotones actuales del régimen contra la presión internacional son una muestra de que no podrá desenredar la madeja que comienza a apretarle el cuello si se niega a negociar. Lo que le están pidiendo enérgicamente es que negocie. Tal vez no le quede más camino que hacerlo.

cbgarcia@cantv.net

retroceder