Esta es una copia de lo que fuera el website de la Mesa de negociación y Acuerdos

enlaces

Documentos Mesa Documentos
Coordinadora Democrática
Documentos
Grupo de Amigos
Documentos
Tripartitos
Documentos
Comité Asesor
Noticias

Documentos
Comisión de Enlace

Noticias
Comisión de Enlace
Opinión

 


El Mundo Lunes 18 de Noviembre de 2002

Este País

“Ninguna opción negociadora conduce a elecciones ya”

DIÁLOGO Según Aristóbulo Istúriz, ni el referendo consultivo ni el revocatorio conducen a elecciones inmediatas. Advierte que la salida a la crisis es un proceso largo

María Lourdes Sandoval M.

HÉCTOR CASTILLO
CRISIS Istúriz reconoce que el país no cuenta con poderes transparentes

El ministro de Educación, Aristóbulo Istúriz, considera que es necesario desmitificar la función y los resultados que se pueden obtener en la mesa de negociación y acuerdos.

Aclara que el debate que allí se adelanta “nunca producirá elecciones ya”, lo cual ha sido la principal oferta y consigna de la oposición.

Explica que hasta ahora las dos propuestas que se debaten en la mesa, desde el punto de vista electoral, son: referendo consultivo y revocatorio, “ninguna conduce a elecciones ya. El primero no es vinculante y sólo sería una encuesta de popularidad del presidente Chávez, y el segundo exige que si el resultado es revocatorio, se encargue el vicepresidente y que en un lapso de 30 días convoque elecciones”.

Agrega que “la única salida ya es un golpe de Estado. Eso lo debe entender la gente, porque de lado de la oposición se está haciendo una oferta engañosa que sólo produce frustración y ésta a su vez puede generar violencia”.

Sin embargo, este negociador del Gobierno es optimista acerca de lo que ha significado la mesa: “El primer día hubo gente que no se aceptó el saludo y ni siquiera se miraron. Hoy pueden conversar perfectamente”.

Este proceso es el que Istúriz espera que permee hacia los distintos sectores de la sociedad, para que asuman el valor de la tolerancia, la paz y la democracia.

Otro de los factores que percibe como positivo es que la mesa ha permitido que la vocería del Gobierno se pueda sentar con la vocería de la oposición. “Frente a la diversidad de factores de oposición en Venezuela, contar con un interlocutor frente al Gobierno creo que es algo positivo”.

También lo es -prosigue- el reconocimiento del Gobierno por parte de la oposición y viceversa.

Agradece, igualmente, la franqueza de los planteamientos, “ahora podemos saber qué está pensando cada quien. Eso es una ventaja a la hora de tomar decisiones”, concluyó.

Espinas de una negociación

Pero todo no es color de rosa, y aunque las califica como superables, la lista de desventajas supera la de ventajas, cuando a la hora de analizar la mesa se trata.

Lamenta que la oposición haya ido casada con la propuesta del consultivo y por eso está en un callejón sin salida. A su juicio, es negativo que las discusiones estén acompañadas de paros y plazos.

Otra dificultad, añade, es sentarse a discutir temas de semejante trascendencia simplificando los escenarios, por ejemplo, plantear una salida electoral dentro del marco institucional obviando el contexto político. “No se puede discu tir una salida electoral sin ver el clima de intolerancia, de violencia, en donde está en riesgo la paz. Otro elemento es el que tiene que ver con la debilidad de las instituciones que son clave para la credibilidad de una salida electoral.

Advierte que los mismos actores que quieren comprometerse en una salida tienen que ayudar a fortalecer las instituciones garantes del resultado.

¿Pero el Gobierno ha instrumentado medidas que han sido vistas por la oposición como una forma de desactivar el diálogo? - Bueno, la supuesta militarización, que es a la que te refieres, es una medida dirigida a procurar un patrullaje mixto ante el vacío creado por el conflicto de la Policía Metropolitana.

Esto es una competencia del Gobierno que debe garantizar la paz y el orden.

Nosotros propusimos la posibilidad de restablecer la reunión de coordinación policial entre el Ministro del Interior y los alcaldes metropolitanos, que hace tiempo no se produce por la ausencia de las autoridades municipales.

El Gobierno no tiene ningún problema en trabajar en ello.

La PM es el quinto cuerpo armado

Aclara que lo que sí no puede permitir el Gobierno es que exista un vacío de resguardo de los bienes y la seguridad ciudadana, sobre todo en el área metropolitana, que es sede de los poderes públicos.

Advierte que la crisis de la Metropolitana no es cualquier cosa, porque ésta es el quinto cuerpo armado del país. La primera responsabilidad de un gobierno es gobernar. ¿Cómo separar el chavismo de la función del Estado. Y hacer que la Fiscalía, que la Defensoría y que el TSJ actúen en un marco institucional y no partidario?

Fracaso institucional

Es necesario que en la mesa se discuta cómo fortalecer esas instituciones. Si hay errores que se han cometido estamos a tiempo para corregirlos. Yo no quiero un CNE que responda a un solo factor, quiero un CNE equilibrado y donde yo pueda someter a una apelación y yo respete su decisión.

No quiero que sea nuestro, ni que sea de ellos, lo que quiero es que sea transparente. Tiene que ver con que exista una Asamblea que no levante la mano por un tubo, sino que razone y discuta antes de aprobar una ley. Donde en un Tribunal Supremo de Justicia los votos no estén cuadrados y se conozcan las decisiones de antemano, sino que los jueces se ocupen de decidir, de sentenciar, y que los ciudadanos confiemos en ellos. Eso no lo hemos logrado.

Imponer la cultura del voto

Insta a las élites políticas venezolanas a trabajar para “impedir el derramamiento de una gota de sangre más. Convivir es el objetivo fundamental y para ello es necesario entender que para sacar o dejar a nuestros gobernantes en sus cargos hay que recurrir al voto y no a las balas. La oposición debe entender que el Gobierno es algo transitorio, pero la Ley y la ciudadanía son permanentes”, concluyó.
REQUISITOS

Creer en la paz y la democracia
Frente a quienes reclaman del Gobierno el reconocimiento de una crisis política y de un sentimiento generalizado de rechazo en su contra, Aristóbulo Istúriz interpreta que las continuas marchas, cacerolazos y manifestaciones no son más que el nacimiento de una oposición activa. Explica que durante tres años no hubo oposición, no obstante que contra Chávez votaron cerca de tres millones de personas, pero la oposición tenía tal dispersión y tal debilidad estructural que nunca fue capaz de activar a ese mercado de tres millones de personas.

Reconoce que hoy ha logrado activar una parte de ella, eso es lo que hoy se expresa y se llama Coordinadora. Aclara que esta es la demostración del ejercicio democrático. Todo gobierno debe tener una oposición, eso es normal. Lo que no es normal es que justo cuando la oposición empieza a tocarse, a saber que existe, que tiene cierta fuerza, pretenda que puede sacar a Chávez.

“La eliminación de una fuerza política por otra no es democracia.

Sí lo es la convivencia y la coexistencia de varias fuerzas políticas”, concluye. Es por ello que, como punto de partida, para las conversaciones esta semana, considera importante el que tanto el Gobierno como la oposición se comprometan a respetar, suscribir y construir ese clima de paz, democracia y tolerancia.
http://www.elmundo.com.ve/result.asp?file=/ediciones/2002/11/18/p1-6s1.htm&rest=mesa&edit=2002\11\18

retroceder