Esta es una copia de lo que fuera el website de la Mesa de negociación y Acuerdos

enlaces

Documentos Mesa Documentos
Coordinadora Democrática
Documentos
Grupo de Amigos
Documentos
Tripartitos
Documentos
Comité Asesor
Noticias

Documentos
Comisión de Enlace

Noticias
Comisión de Enlace
Opinión

 


OFICINA DE PRENSA

MESA DE NEGOCIACIÓN Y ACUERDO

Los ataques a Gaviria y al Grupo de Amigos buscan espantar la presencia internacional en Venezuela.

"Pero mientras más buscan que se indignen y se vayan, más se indignan y se quedan", dijo el vocero de la Coordinadora Democrática

Hay fuertes indicios de que el gobierno del presidente Hugo Chávez quiere expulsar a los representantes de la comunidad internacional presente en Venezuela para desatar la represión, dijo hoy Pedro Nikken en nombre de la Coordinadora Democrática, al referirse a las últimas declaraciones del presidente de la república sobre la Mesa de Negociación y Acuerdos y el Grupo de Amigos de Venezuela.

La afirmación la hizo durante una rueda de prensa convocada por la comisión asesora en materia internacional de la Coordinadora Democrática. Lo acompañaban los internacionalistas y expertos diplomáticos Humberto Calderón Berti, Gerson Revanales, Fernando Ochoa Antich , Carlos Sabino, Antonio Sánchez y Adolfo Salgueiro.

Nikken dijo que si el gobierno decide abandonar la Mesa de Negociación y acuerdos, irá en contra de las resoluciones de la OEA y la posición unánime de la comunidad internacional, incluida la no democrática, que busca una solución a la grave crisis por la que atraviesa el país.

"La presencia de observadores en Caracas ha servido p ara poner freno a la violencia y las pasiones que se desatan desde el gobierno y sirve de ojo y testimonio directo a los observadores internacionales para que vean directamente y no les cuenten.", añadió el experto internacional.

En este sentido, hizo un llamado a la comunidad internacional a emplear todos los medios a su alcance para no abandonar al pueblo de Venezuela en su lucha por el rescate de la democracia y a resistir la presión del gobierno para no dejarle el campo libre para acentuar su escalada represiva. Al mismo tiempo solicitó a la OEA y su Secretario General, plantearse la posibilidad de convocar a una Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores y a la aplicación de los diversos mecanismos que ofrece la Carta Democrática Interamericana.

Nikken enmarcó estas denuncias en respuesta a la alocución del presidente Chávez, tanto en su discurso del 17 de enero ante la Asamblea Nacional, como en sucesivas declaraciones públicas en las que ha hecho ostensible su propósito de desmantelar la Mesa de Negociación y Acuerdos, e incluso de desarticular al incipiente Grupo de Amigos que la apoyará.

El internacionalista calificó de supremamente irresponsable las declaraciones del presidente Chávez, quien, "con un lenguaje y dentro de una actitud soberbia, deshonra su palabra y contradice normas elementales de cortesía". Chávez ha afirmado que el doctor César Gaviria está en Venezuela "como su invitado" y no como Secretario General de la OEA. Esta actitud desconoce acuerdos aprobados por su gobierno, como la Síntesis Operativa de la OEA que sirvió de base a la creación e instalación de la Mesa de Negociación y Acuerdos y según el cual, al definir el objetivo de las negociaciones, expresamente se dice: "la Mesa buscará acuerdos para solucionar la crisis del país por la vía electoral."

El presidente desconoce la decisión del Consejo Permanente de la OEA de "respaldar enérgicamente y de manera inequívoca al Secretario General de la Organización de los Estados Americanos, en sus gestiones de facilitación del diálogo, que cuentan con la cooperación del Centro Carter y el PNUD, en aras de encontrar a la brevedad una solución pacífica a la crisis, respetando el orden constitucional y en el marco de la Carta Democrática Interamericana."

"Con ello el Consejo despeja toda duda sobre el mandato del Dr. Gaviria como Secretario General y como Facilitador. También recuerda el marco de referencia de su actuación: la Carta Democrática Interamericana".

Pedro Nikken se refirió al desconocimiento del presidente de la Coordinadora Democrática como contraparte en la negociación como ridícula.

"Se olvida que su gobierno -dijo al presidente Chávez- la ha reconocido como tal desde que aprobó junto con ella la Síntesis Operativa. En las últimas dos ocasiones en que el Consejo Permanente de la OEA ha considerado el tema, ha reconocido explícitamente a la Coordinadora Democrática como el interlocutor con el que el gobierno debe negociar urgentemente una solución pacífica, democrática, constitucional y electoral a la profunda crisis que conmueve al país".

El Presidente también arremetió contra el "Grupo de Amigos" creado recientemente en Quito, recordó Nikken.

"Chávez concibió al Grupo de Amigos como un truco más de los que le son propios para crear un mecanismo de negociación paralelo a la Mesa de Negociación y Acuerdos, de manera de liquidar en la práctica tanto a esta última como al Grupo de Amigos, como intermediarios que competirían entre sí. La iniciativa brasileña, en cambio, se mantuvo, se mantiene y estamos seguros de que se mantendrá, enmarcada dentro de una leal estrategia de apoyo internacional a la democracia venezolana".

Nikken llamó la atención sobre la coincidencia entre las maniobras contra Gaviria, la Mesa de Negociación y el brutal arreciamiento de la represión.
El ensañamiento y las inhumanas torturas a las que, la DISIP sometió y permitió que se sometiera al estudiante Jesús Soriano, el salvaje asalto del general Acosta Carles y su envilecida tropa a las instalaciones de Coca Cola y Polar en Valencia y el anuncio de sanciones contra dos estaciones de televisión, constituyen suficientes pruebas de que el gobierno ha decidido aplastar por la fuerza a toda forma de disidencia, burlándose del respeto debido a los derechos humanos y las libertades fundamentales.

Denunció las maniobras del gobierno como un mecanismo para quitarse de encima una Mesa de Negociación y Acuerdos cuyo objetivo fundamental es buscar exactamente lo que el gobierno no quiere bajo ningún respecto: la salida electoral para la crisis, y, por la otra, despachar fuera del país a testigos de la más alta calificación en la comunidad internacional cuando se apresta a arreciar la represión y a destruir las pocas apariencias de democracia que quedan en Venezuela.

Nikken, en nombre de la Coordinadora Democrática, ratificó el apoyo a la gestión del Secretario General César Gaviria, de la OEA, del Grupo de Amigos y de la comunidad internacional en su esfuerzo por respaldar la democracia venezolana.

retroceder