Esta es una copia de lo que fuera el website de la Mesa de negociación y Acuerdos

enlaces

Documentos Mesa Documentos
Coordinadora Democrática
Documentos
Grupo de Amigos
Documentos
Tripartitos
Documentos
Comité Asesor
Noticias

Documentos
Comisión de Enlace

Noticias
Comisión de Enlace
Opinión

 


TAL CUAL LUNES 9 DE DICIEMBRE DE 2002

POLITICA

Falsa tabla de salvación

A diferencia de lo que se piensa, la invocación de la Carta Democrática no es la panacea. Todavía faltan elementos concretos y voluntad política para aplicarla

Valentina Lares Martiz

TalCual
Es difícil decidir sobre las medidas a tomar hacia Venezuela, pues no existen informes técnicos que reflejen claramente que el gobierno de Chávez haya incurrido en violación de los principios de la Carta

Institucionalmente, la "aplicación" de la Carta Democrática Interamericana a cualquiera de los países miembros de la Organización de Estados Americanos, es más difícil de lo que parece. No basta con invocarla a gritos y no luce muy determinante lo que pueda decidirse sobre ella y la situación venezolana en el Consejo Permanente extraordinario solicitado por el gobierno peruano, que se realizará este miércoles 11 de diciembre.

Según una alta fuente vinculada a la multilateral con décadas de experiencia trabajando en ella, los venezolanos deben conocer primero que la Carta es un instrumento preventivo, con escasas posibilidades de sanciones más allá de lo que establece en los artículos 20 y 21. Destaca que la máxima sanción que puede aplicarse a un país -además de su exclusión del organismo- es su paulatina marginación de los diferentes grupos y comisiones adscritos a la OEA.

"Pero esa es una medida que se tomaría en casos demasiado extremos, y en torno al caso venezolano aún no hay nada claro; la incertidumbre es lo que más se respira en la organización".

A juicio del experto, es difícil decidir sobre las medidas a tomar hacia Venezuela, pues no existen informes técnicos que reflejen claramente que el gobierno del presidente Hugo Chávez haya incurrido en alguna violación de los principios de la Carta. "Cierto es que se maneja que no existe autonomía entre los poderes públicos, que el gobierno abusa de su mayoría parlamentaria y utiliza jueces provisionales para tomar decisiones de envergadura, por nombrar unas cosas, pero todavía no hay un informe técnico serio -que quizá debería elaborar la Corte Interamericana- que establezca con hechos concretos la medida exacta o en qué consisten esas violaciones". "La Carta está fundamentada sobre el peregrino concepto de la alteración del orden democrático y aparte de un golpe de Estado es muy difícil medir cuándo esa alteración se está produciendo".

Barbas en remojo

Pero más allá de las razones técnicas, la OEA se mueve fundamentalmente sobre las posiciones políticas, y hasta ahora, aparte de las declaraciones de apoyo a la gestión de César Gaviria emitidas por buena parte de los países del continente, ningún gobierno se ha pronunciado enérgicamente en torno a la situación. Sólo Perú, que ha hecho el llamado al Consejo Permanente.

"Es muy difícil que cualquier gobierno legítimamente constituido se pronuncie abiertamente contra otro que ha sido elegido en las mismas condiciones. Tocar a un presidente en ejercicio es imprevisible, porque todos los demás mandatarios saben que eso podría sentar un precedente que en un futuro los puede perjudicar". Una muestra de esa cautela la representa el comunicado recientemente emitido por los países del Mercosur, el cual se limita también a un llamado a la concordia y apoyo a la mediación, sin ser una reprimenda directa al gobierno del presidente Chávez.

Igualmente, otro elemento que atenta contra la toma de medidas más contundentes en el caso venezolano es que también está en desarrollo el problema de Haití. "Aunque diferente, el caso venezolano tiene algunos elementos parecidos al de Haití; los embajadores se preguntan por qué aplicar unas sanciones a un caso y no a otro".

La conclusión sería que del Consejo Permanente del miércoles, lo más seguro es que salga una decisión parecida a las emitidas en estos últimos días por los presidentes del hemisferio, de respaldo a la gestión de Gaviria y exhortación a una salida política que, a juicio del experto, ya tiene nombre y apellido: referendo consultivo. "Lo más seguro es que no se tome una decisión más allá de eso o se toque a fondo el debate político venezolano, porque entonces la OEA podría caer en la violación del principio de no intervención en los asuntos internos de otro país".

http://www.talcualdigital.com/ediciones/2002/12/09/f-p3s1.htm

retroceder