RCTV
PRIMER PLANO
Moderador por:
Marcel Granier
Caracas, 16 de diciembre de 2002

RCTV-MARCEL GRANIER Y CHÁVEZ
Respuesta al Presidente Chávez

       
Marcel Granier: Muy buenas noches amigas y amigos de RCTV. Durante su acostumbrado programa semanal Aló Presidente, el Presidente de la República Teniente Coronel Hugo Rafael Chávez formuló serias críticas contra las televisoras venezolanas y se refirió a los directores de esos medios calificándolos de mentirosos, de golpistas, de terroristas y de manipuladores. En ese programa el Presidente se refirió a mi persona con nombre y apellido y por lo tanto voy a darle respuesta a los planteamientos, a los señalamientos que tan irresponsablemente y de manera tan torcida él formuló. El dice que en RCTV somos mentirosos porque presentamos, inventamos que él había renunciado. Señor Presidente, quien dijo que usted había renunciado no fue RCTV, quien dijo que usted había renunciado fue el General en Jefe Lucas Rincón Romero, el oficial de más alta graduación en Venezuela en ese momento e Inspector General de la Fuerza Armada, quien llegó a su cargo, a ese rango, cuatro veces más alto que el suyo, por cierto, por decisión de usted. Porque si aquí se hubiesen aplicado las reglas que sabiamente estableció el Libertador, hace casi doscientos años, el General Rincón Romero nunca hubiese llegado a donde llegó. Pues bien, no fue RCTV quien dijo que usted había renunciado, fue su oficial de más alta graduación, el General en Jefe Lucas Rincón Romero y, para prueba basta con ver los videos de ese día.

        Lucas Rincón: Los miembros del Alto Mando Militar de la Fuerza Armada de la República Bolivariana de Venezuela deploran los lamentables acontecimientos sucedidos en la ciudad capital en el día de ayer. Ante tales hechos, se le solicitó al señor Presidente de la República la renuncia de su cargo, la cual aceptó.

        MG: Los medios de comunicación social y en particular RCTV, siempre hemos tenido una relación difícil con el poder. A los gobiernos no les gusta que se les critique; no les gusta que se expongan sus realizaciones, sobre todo cuando son tan pobres como las de su gobierno. No es usted el primer gobierno, no es el suyo el primer gobierno con el que hemos tenido problemas, también tuvimos problemas con los dos gobiernos del Presidente Caldera, con los dos gobiernos del Presidente Pérez, con el gobierno del Presidente Lusinchi y con el gobierno del Presidente Herrera; con el único que no tuvimos problemas fue con el gobierno del doctor Ramón J. Velásquez.
       
        La relación con su persona y su gobierno fue especialmente cordial a los inicios del gobierno, fue usted quien se encargó en forma metódica, sistemática, reiterada, de estropear las relaciones con los medios. ¿Cómo lo hizo? Me voy a referir a varios casos. Usted viola continua y flagrantemente la libertad de expresión y de prensa; usted se ha dedicado desde el inicio de su gobierno a descalificar a los medios de comunicación social, a amena-zar e insultar a los directores de medios, a los periodistas, a los camarógrafos. Eso lo ha hecho a través del Canal del Estado y a través de interminables cadenas de radio y televisión. Usted continuamente usa calificativos como los que usó ayer, de mentiroso, de golpista, de terrorista, nunca ha podido probar nada, pero persiste usted en sus acusaciones infundadas, con lo cual da pie para que bandas de terror creadas al amparo de su gobierno se dediquen a hostigar a los periodistas, a los camarógrafos, a los reporteros y a los directivos de los medios de comunicación social de Venezuela.

        Usted ha violado sistemáticamente el principio de garantía de un régimen plural de partidos y organizaciones políticas; usted no acepta que exista ningún otro partido político que el suyo, eso no es democrático señor Presidente, en toda democracia tienen que existir partidos políticos, no pueden ser perseguidos por el gobierno. Un gobierno que se dedica, como el suyo a perseguir sistemáticamente todo partido político de oposición, deja de ser democrático, como ha dejado de ser democrático su gobierno.

        Usted ha tratado de manera continua, perseverante, de violar el principio de separación e independencia de los poderes públicos. Por eso vemos cómo la Fiscalía, la Contraloría y la Defensoría del Pueblo prácticamente no existen. El Tribunal Supremo de Justicia cuando dicta una sentencia favorable a sus intereses es considerado por usted el mejor Tribunal Supremo de Justicia del mundo, pero cuando se atreve a dictar una sentencia contraria a sus intereses, entonces es descalificado por usted con toda clase de epítetos que prefiero no repetir. Lo mismo ocurre con la Asamblea Nacional, la cual usted pretende sea un apéndice de sus intereses personales y políticos.

        Usted ha violado el principio de subordinación constitucional de todas las instituciones del Estado a la autoridad civil legalmente constituida. Su proceso se basa en un supuesto pacto cívico-militar que no existe en ninguna parte; en ninguna democracia es aceptable el tal pacto cívico-militar del que usted habla. Usted ha desvirtuado la función de las Fuerzas Armadas Nacionales. La razón de ser de las Fuerzas Armadas Nacionales es defender la integridad y soberanía del territorio venezolano, el cual por cierto, en este momento, está muy maltrecho con las continuas penetraciones de la guerrilla colombiana, terrorista, protegida por su gobierno. Las Fuerzas Armadas Nacionales también tienen el deber de resguardar la seguridad y la vida de las personas y sus bienes, labor que tampoco están cumpliendo en este momento porque usted está empeñado en ponerlas al servicio de su proyecto político.

        Usted ha venido minando las bases de las Fuerzas Armadas, rompiendo las jerarquías y la meritocracia que deben existir en esa institución, de manera que desde hace algún tiempo, los ascensos se obtienen no por mérito, no por trabajo, no por fidelidad en el cumplimiento de los principios de la organización sino por fidelidad a su pensamiento político, por fidelidad a su partido político.

        Usted viola sistemáticamente, reiteradamente el principio de transparencia de las actividades gubernamentales. Hoy en día es imposible conocer el destino de los fondos públicos que han sido confiados a su administración; casos tan escandalosos como el del FIEM, donde se perdieron más de dos mil cuatrocientos millones de bolívares, en aquel momento alrededor de tres mil millones de dólares, no han podido ser esclarecidos, a pesar de que todo el mundo sabe quiénes son los responsables y el último responsable, en ese caso, es usted que es el responsable de la Hacienda Pública Nacional.

        Usted viola el principio de la probidad de los gobiernos en la gestión pública. Usted llegó al poder porque la gente creyó, de buena fe, que usted iba a combatir la corrupción. Durante su gobierno la corrupción se ha centuplicado y los casos más escandalosos de corrupción que se hayan visto no sólo en Venezuela sino en América Latina han ocurrido durante su gobierno y la investigación de esos casos ha resultado prácticamente imposible porque ni la Fiscalía ni la Contraloría han cumplido con sus funciones y los funcionarios de su gobierno público esconden las cuentas.

        Usted y su gobierno son un claro ejemplo de irresponsabilidad en la gestión pública. Nunca habíamos visto un manejo tan fraudulento de los bienes públicos como se está viendo durante su gobierno. La forma como se fi-nancian los círculos del terror, la forma como se financian bandas organizadas dedicadas a sembrar el terror, a tratar de imponer una manera de pensar ajena a este país, es escandalosa y todos esos dineros han salido del erario público del cual usted es responsable, de acuerdo a la Constitución Nacional y a las leyes de la República.

        Usted ha irrespetado los derechos sociales de los venezolanos, múltiples programas sociales que estaban en vigencia para atender a la gente más necesitada han sido desmantelados de manera irresponsable por su gobierno. El régimen de previsión social tiene más de cuatro años de mora, por la forma irresponsable, de poco profesionalismo, poco seria, con la cual su gobierno ha manejado el tema.

        Usted viola el estado de derecho. Ayer vimos con estupor cómo usted incitaba a grupos de militares afectos a su proyecto político a que incumplan las decisiones de los tribunales de la República. Eso no puede ocurrir en ningún régimen democrático. Eso viola todos los principios del estado de democrático, eso es inaceptable.

        Usted ha abusado en sus campañas electorales con la utilización de fondos públicos o de obscuros fondos privados que no ha reportado y ha impedido que los partidos políticos de la oposición tengan acceso a fondos públicos o a los medios de comunicación del Estado.

        Usted ha impedido la promoción y el fomento de formas de participación ciudadana distintas a las que respaldan a su proceso.

        Usted ha dispuesto de grandes cantidades de dinero para fomentar organizaciones no gubernamentales afectas a su régimen, pero no hace lo mismo con las de la oposición. Aquí usted solamente permite el pensamiento que se pliegue al suyo. Usted quiere que Venezuela se convierta en una nación de borregos, sujetos a su ideología, anacrónica, ajena a la tradición y a la historia de Venezuela.

        Usted ha promovido la discriminación y la intolerancia usando un lenguaje de odio. Cada vez que usted se va a referir a alguna persona o a alguna institución que se haya atrevido a disentir de su pensamiento usted la descalifica tildándola de “cúpulas podridas”, cuando se refiere a partidos políticos a sindicatos y a gremios; “tumores”, como cuando se refirió a la Iglesia Católica Venezolana; “fariseos, escuálidos”, “traidores”, “mafiosos”. Usted no tiene derecho de hablarle así a nadie. Usted es el presidente de todos los venezolanos. ¡Respete para que la gente también pueda sentir respeto por usted!.

        Usted ha impedido el ejercicio pleno y eficaz de los derechos de los trabajadores; ha frustrado todo el programa que existía de fondos de pensiones, cuatro años tiene en mora ese proyecto.

    Usted ha traído más pobreza que ningún otro gobierno. Durante su ejercicio la pobreza se ha duplicado; el desempleo, que es una de las responsabilidades principales de un Jefe de Estado también se ha duplicado, pero la corrupción en cambio se ha centuplicado.

        Usted ha venido debilitando de manera premeditada la cohesión social y la democracia, hoy en día Venezuela es un país muy inferior al que era cuando usted asumió la primera magistratura.

        Usted ha venido haciendo sistemáticamente, desde el primer día de su gobierno, la apología del delito, justificando crímenes, eso sí, siempre que sean cometidos por personas adeptas a su manera de pensar, por personas vinculadas a su movimiento político, hasta llegar al escandaloso caso que tuvimos que presenciar ayer, en donde incita a los militares afectos a su causa, a su partido, a que desconozcan las órdenes de los tribunales.

        Por último, para no hacer esta lista demasiado larga, usted tiene la mano, las manos y la conciencia llenas de sangre de venezolanos. Cuando en febrero de 1992 usted, de manera irresponsable violó los juramentos que había hecho y la Constitución de la República, usted cometió muchos crímenes señor Presidente. Lo mismo ocurrió cuando su Movimiento, el MBR-200 participó en el golpe del 27 de noviembre de 1992. Todavía veo con horror las escenas ocurridas en el Canal 8, Venezolana de Televisión, donde sus bandas entraron a sangre y fuego y asesinaron de una manera horrorosa a los trabajadores indefensos de ese Canal.

        Usted se refiere en su alocución al caso Watergate. Cuando un periodista, presumo que del Washington Post me preguntó por qué se hacían algunos señalamientos en contra de su gobierno, le pregunté cuál había sido la actitud del Washington Post en el caso de Watergate, él, por desconocer la materia, dijo que la diferencia dijo que la diferencia en el caso de Watergate, el Washington Post tenía las pruebas. He presentado 17 señalamientos concretos.

        Voy a referirme ahora, ya que a usted le gusta tanto, le interesa tanto el caso del Watergate, alguna lista, una lista breve de acusaciones que cursan en su contra por delitos contra la cosa pública o por delitos contra derechos humanos en el Tribunal Supremo de Justicia.

        Usted ha sido acusado por malversación de fondos públicos en el caso del FIEM, como señalé hace un momento, más de 2.4030 millones de bolívares desaparecidos. Ese caso fue presentado el 10 de junio de 2002.

        Usted ha sido acusado de financiamiento por parte del estado de actividades partidistas y proselitismo político. Ese caso fue presentado por ante el Tribunal Supremo de Justicia el 14 de junio de 2002.

        Usted ha sido acusado por el financiamiento de la campaña electoral del MVR en 1998 con donaciones de personas jurídicas extranjeras, financiamientos estos que usted no declaró de acuerdo a lo que pauta la Ley. Ese caso fue presentado ante el Tribunal Supremo de Justicia el 25 de junio del 2002.
Usted ha sido acusado señor Presidente, por crímenes de lesa humanidad, caso presentado por familiares de las víctimas y por la Asociación Civil Fuerza Integradora. Ese caso fue presentado el 25 de junio de 2002.

        Usted ha sido acusado por daño al patrimonio público, en el caso del convenio petrolero con Cuba, el cual fue presentado al Tribunal el 26 de junio de 2002.

        Usted se ríe de que señalen la inspiración castro-comunista de su gobierno. Usted se ríe porque la verdad resulta anacrónico hoy en día pensar que pueda existir un gobierno castro-comunista después del fracaso estrepitoso del gobierno de Fidel Castro, pero todos los venezolanos hemos visto el embeleso con el cual usted se refiere y trata a Fidel Castro, y hemos visto como bandas cubanas y libias han penetrado en las Fuerzas Armadas Venezolana y en Petróleos de Venezuela para tratar de poner esas instituciones al servicio de unos intereses que no son los de Venezuela.

        Usted ha sido acusado de malversación de fondos públicos, caso del FIEM, denuncia presentada el 27 de ju-nio de 2002. También por ese mismo caso del FIEM existe una denuncia por malversación genérica y agravada, caso presentado por la Causa R y por el Partido Solidaridad, el 17 de junio de 2002.

        Usted ha sido acusado de violación de los derechos humanos, caso presentado por el Partido Político MAS, el 2 de julio del 2002.

        Cuando yo decía que usted tiene las manos y la conciencia teñidas de sangre, y refería los casos de los golpes fallidos, inconstitucionales, ilegales, criminales, alevosos, del 4 de febrero y el 27 de noviembre de 1992, también he podido referirme a los sucesos del 11 de abril, donde afortunadamente las Fuerzas Armadas no acataron su orden de poner en práctica el Plan Avila, sin embargo, francotiradores apostados en la cercanía del Palacio de Miraflores causaron 19 muertos. Y podría referirme también a lo ocurrido en la Plaza Altamira hace diez días, en donde con horror los venezolanos vimos como en menos de dos días usted asumía la defensa de un ciudadano al que usted califica de señor y de caballero cuando se trata de un asesino confeso capturado in franganti. Señores y caballeros, deberían ser para usted los dirigentes políticos de este país, los prelados de la Iglesia Católica de este país; los dirigentes gremiales y sindicales y tanta otra gente a la que usted descalifica de una manera sistemática y continua.

        Usted ha sido demandado también ante el Tribunal por uso ilegal del uniforme militar, todos recordamos la variedad y la cantidad y el esplendor de los uniformes que usted ilegalmente ha venido utilizando. Esa demanda fue presentada el 9 de julio de 2002.

        Usted ha sido acusado también, en demanda presentada por el Partido Acción Democrática el 10 de julio de 2002, de recibir contribuciones electorales ilegales, en el caso del Banco Santander. Tanto que criticó usted la corrupción para terminar recibiendo, escondido, sin revelarlo, contribuciones millonarias y no estoy hablando de bolívares sino de dólares, del Banco Bilbao Vizcaya y del Banco de Santander. ¡Qué vergüenza deben sentir los que votaron por usted señor Presidente!.

        Pudiera seguir refiriéndome a la cantidad de casos que están ampliamente documentados y a la cantidad de pruebas que existen pero prefiero terminar por esta noche el programa aquí.
 
        Durante más de setenta años, Radio Caracas Radio y Radio Caracas Televisión, RCTV, han sido paradigma de la radio y la televisión en Venezuela. Aquí se han reseñado los principales acontecimientos que han ocurrido en el país, y en el mundo. Aquí le hemos abierto las puertas a todo el mundo. Lo invito a usted Señor Presidente, si así lo desea a que venga y conversemos sobre estos temas y sobre cualesquiera otros temas de su interés en una edición especial del Programa Primer Plano, con mucho gusto lo haré si usted así lo desea, aquí lo espero. Si prefiere, también puedo acudir al Palacio de Miraflores. Muchas gracias señor Presidente. Muchas gracias amigos por su atención, espero, si el señor Presidente acepta la invitación, verlos próximamente en una nueva edición de Primer Plano.

Trans.: MRC (TvPrensa 2000, C.A)

regreso a documentos            regreso a Libertad de Expresión      regreso a RCTV

Share/Save/Bookmark