despacho del ex-presidente de venezuela

carlos andrés pérez

 

 

 

CARTA PÚBLICA AL PRESIDENTE JIMMY CARTER

 

 

Asunto: Un desenlace infeliz para la democracia

                                                  venezolana y perjudicial para la América Latina

 

 Señor

Presidente Jimmy Carter

Centro Carter

One Copenhill Avenue
Atlanta, GA

30307

 

Ginebra, 21 de Septiembre del 2004

 

Señor Presidente Jimmy Carter:

 

No  suele ser mi estilo dirigirme públicamente a ex- jefes  de Estado, con quienes en el pasado departí las más cordiales y fructíferas relaciones en la promoción de la democracia en nuestra región, y en especial a usted a quien le reconozco lo mucho que hizo por su fortalecimiento.

 

Por estas consideraciones no me es fácil verme obligado a acudir hoy a este expediente para manifestarle mi más profunda desaprobación y rechazo por su precipitada actuación en la confirmación de los resultados del Referendo Revocatorio Presidencial en Venezuela el pasado 15 de Agosto del 2004.

 

Señor Presidente, como puede usted justificar que cuando ni siquiera estaban aun procesadas las actas electorales usted con su precipitación de avalar el proceso comprometió la observación electoral en la cual el país había puesto su esperanza ante un régimen que como usted conoce bien durante los dos años previos intento toda clase de artimañas y obstáculos para evitar la consulta electoral.

 

 Señor Presidente, conforme pasan los idas se ha venido conociendo aun mas la irresponsabilidad con la que usted se presto a convalidar sin ni siquiera haber tenido acceso pleno al proceso integral del conteo de los votos, y de habérsele negado la utilización de criterios de auditoria electoral.

 

No puedo entender como usted acepto que el consejo electoral le prohibiese tanto a usted como a los representantes de la oposición y a los dos miembros del consejo no gubernamentales permanecer en el centro de totalización de votos del consejo electoral durante el proceso del contaje de los votos. Menos aun que a pesar de lo anterior usted hubiese declarado lo contrario lo cual fue desmentido por el propio Secretario General Gaviria quien admitió públicamente “francamente no tuvimos acceso al centro de totalización”. 

 

No cabe dudas que si usted hubiese anunciado responsablemente al mundo la verdadera situación a la cual usted y la OEA fueron sometidos la opinión internacional hubiese seguramente permitido un contaje manual de las boletas electorales, tal como usted mismo exigió en las elecciones presidenciales de su país en el año 2000. Usted dijo entonces mientras no se cuente hasta en el estado de la Florida el ultimo voto no se sabrá con exactitud el resultado electoral. Por que entonces usted descartó como innecesario el conteo manual de los votos en nuestro país; se prestó para que se contaran el 1% de las mesas electorales en base a una selección de maquinas no escogidas al azar sino seleccionadas por la facción dominante del Consejo Electoral – que llegó incluso a rechazar la modalidad propuesta por usted.

 

Por todo lo anterior, señor Presidente, no es posible aceptar que hubiese usted sido embaucado por el gobierno de Chávez.

 

Señor Presidente Carter, durante nuestros respectivos mandatos presidenciales solo tuvimos una diferencia: Nicaragua.

 

Ya es de dominio publico que cuando el dictador Somoza acepto reunirse conmigo en Venezuela para buscar una salida que evitara la perdida de vidas, Somoza me informó de la carta que usted le había enviado previo a nuestra entrevista felicitándole por su política de derechos humanos.  Es también del dominio público que le reclamé fuertemente tanto a usted como al Vice-Presidente Walter Mondale que me visito en Caracas de las graves consecuencias que tendría esta acción de su gobierno. Efectivamente así fue. Nicaragua sufrió por diez años a un régimen incompetente, corrupto y autoritario.

 

Sin dudas, señor Presidente, usted con su precipitación para ponerle fin a un proceso a cualquier costo puede estar condenando a Venezuela a una experiencia similar a la sufrida por el pueblo Nicaragüense.

 

No me dirijo al Secretario General de la OEA para expresarle nuestro rechazo a su actuación. No esperaba nada de ella pues una organización que no fue capaz de reconocer el fraude electoral en el Perú de Fujimori tampoco seria capaz de reconocerlo en mi país.

 

Sin embargo, me ha sorprendido que por lo menos el señor Gaviria haya reconocido en su informe final al Consejo de la OEA que tendría que investigarse las denuncias formales y fundamentales presentadas por la oposición venezolana.

 

Fui de los pocos venezolanos que mantuve una posición de incredulidad que por esta vía Chávez abandonaría implantar en Venezuela como en América Latina su mal llamada revolución bolivariana. De lo que siempre se ha tratado, desde el mismo momento en que se levanto en armas contra mi gobierno y no dudó en buscar el magnicidio de un Jefe de Estado electo democráticamente es el de establecer un régimen dictatorial a imagen y semejanza del que sigue prevaleciendo en Cuba. He sido duramente criticado por muchos de mis compatriotas al decir que son otras las vías para derrocar a un tirano.

 

En el fondo, si nos ponemos a examinar todo el conjunto de iniciativas que se tomaron, fue de darle un respaldo camuflado a las maniobras de la dictadura.

 

Su acción Presidente Carter, al igual que la del Presidente Gaviria fue por consiguiente absolutamente negativa para los intereses del pueblo de Venezuela

 

Carlos Andrés Pérez

regreso a documentos

Share/Save/Bookmark