Fuente:

EL NACIONAL

Revista ‘Todo en domingo’ Nº 271 del 12-12-2004

 

El hato Piñero

La nueva arca de Noé

Eduardo Ponte, ponteporonte@hotmail.com

Fotografías de Ramón Lepage

 

La reserva natural privada más grande de Hispanoamérica

   El hato Piñero es un hermoso centro natural para el novedoso y creciente sector del ecoturismo. Ubicado en el estado Cojedes, le  proporciona  a sus  visitantes uno  de los más grandes espectáculos de la vida animal en el hemisferio. Es reconocida su fama como santuario de la vida silvestre, la cual atrae turistas de todo el orbe.

   El espectáculo de la caída de la tarde sobre la silenciosa inmensidad de la saba- na en el Hato Piñero es paradisíaco. En esta reserva natural se renuevan todas las emociones. Es un lugar donde la paz y la serenidad se observan incluso en los ojos de los animales que se cruzan en el  cami- no. Sólo se necesita salir de la casa de huéspedes para observar fácilmente a una pareja de venados que cruzan el bosque en busca de comida mientras unas colori- das cigüeñas se pasean en bulliciosas bandadas, o a unos juguetones monos ca- puchinos nos que se cuelgan en los árbo- les florecidos.

“Aquí viven más de un millón de animales en total seguridad, inconscientes del peligro normalmente asociado con la presencia del hombre. Desde hace más de 50 años que en este hato está prohibida la cacería. No matamos ni a las hor- migas”, comenta Otto Guánchez, uno de los guías encargados del recorrido por el centro.

   Guánchez, como todo un conocedor de estos parajes, es capaz de divisar un martín pescador a 40 metros de distancia. Cual- quier cosa que se mueve en el hato Piñero, Guánchez sabe lo que es. Para todos los animales que surcan el paisaje tiene alguna interesante historia y un oportuno chiste que contar. Los tras- lados se hacen en un camión estilo safari, acondicionado para ver –con las indicaciones y consejos de Guánchez– desde una bulliciosa bandada de despreocupados chigüires bebiendo agua a la orilla del camino hasta enormes cabezas de los caimanes que se asoman en los centenares de riachuelos que pueblan el lugar.

   Es común distinguir entre las ramas alguna chenchena, “un pájaro de copete llamativo y de origen primitivo; es una suerte de fósil prehistórico viviente”, explica Guánchez, mientras los pere- zosos morrocoyes dejan sus marcas en las densas quebradas que rodean el hato. Éste es uno de los sobrecogedores catálogos interminables de parajes impactantes que reinan en el corazón de esta reserva privada de 80.000 hectáreas.

 Santuario biológico

   Enclavado en la parte más desierta y bravía del sur del estado Cojedes, el Hato Piñero le propor- ciona a sus visitantes uno de los más grandes espectáculos de la vida animal en el continente americano. Fue fundado hace más de 50 años por Antonio Julio Branger como enorme experimento ecológico y modelo de desarrollo sustentable.

   Su familia, por muchas décadas, ha lo- grado diseñar y mantener protegido este territorio, famoso internacionalmente por ser considerado un “santuario de vida silvestre” y como el área natural privada más grande de América, y entre las cinco a escala mundial. “Es el primer intento exitoso en Venezuela que combina las iniciativas de la actividad agropecuaria con la conservación, la investigación bio- lógica y el ecoturismo”, señala el biólogo Edgar Useche, presidente de la Funda- ción Hato Piñero.

   Tanto interés ha despertado esta ri- queza natural que reconocidos medios de comunicación nacionales e internaciona- les como Discovery Channel, BBC de   Londres, CNN Travel, National Geographic, The New York Times, Los Ángeles Times, Globovisión y Vale TV, entre otros, han realizado interesantes reportajes de este edén biológico. “Los documenta- listas saben que éste es uno de los lugares más  impresionantes donde admirar la naturaleza en el mundo. Todos llegan a la conclusión de que es un espacio magnífico”, afirma Useche.

   El hato también es predilecto por los hornitó- logos, ya que es uno de los mejores lugares para observar pájaros. “Todos los años vienen –de cualquier lugar del planeta– centenares de ob- servadores de aves y pasan semanas viendo  ejemplares de las miles de especies que se refu- gian en este sitio”, indica Useche, quien todavía recuerda con gracia cuando el hato fue allanado presuntamente porque en sus instalaciones se encontraba escondido el peruano Vladimiro  Montesinos. “Son fantasmas que imagina la gente, no sabemos con qué fin. Nosotros no ocultamos prófugos. Este hecho es una leyenda de espantos más que hay en el hato”, bromea Useche.

 Maravilla exótica

   En la variada topografía del Hato Piñero se pueden descubrir diversos ambientes: pantanos, sabanas, bosques de galería, ríos y montañas. “Aquí se han identificado más de 350 especies de aves y una gran variedad de mamíferos y reptiles. En los ríos se pueden observar toninas, diferentes especies de peces, entre los que destacan la piraña y el pavón, así como tembladores y rayas. El hato también posee 90% de la flora que se consigue en los estados llaneros”, comenta Useche, no sin antes revelar que hace pocos meses descubrieron dos tipos de especies de flora que no se habían reportado en ningún lugar del planeta. “Todavía están siendo estudiados por los botánicos. Son ejemplares silvestres inéditos”, asegura.

   Para llegar a este edén natural hay que tomar la carretera de Tinaco a El Baúl y seguir un largo camino de granzón. Lo más recomendable es conducir un vehículo rústico. Después de 24 kilómetros de impecable sabana, se llega a un enorme jardín repleto de matas de mango y orquídeas que rodean a una casa vieja. Esa es la posada principal: una obra de arquitectura rústica y colonial con puertas esculpidas en los pasillos y salones.

   En esta acogedora casa se pueden hospedar hasta unos 25 visitantes distribuidos en placenteras habitaciones para dos y cuatro personas, con las comodidades básicas necesarias. Mientras se disfruta del suculento desayuno criollo, es común observar en el comedor a los loros rechinar en el patio central entre trinitarias y cayenas.

 Investigación natural

   Hace más de una década que en el Hato Piñero se creó la Fundación Branger, cuyo objetivo es promover y crear actividades destinadas a la investigación científica, educación ambiental y al desarrollo tecnológico de la protección del ecosistema. “Los estudios y conocimientos que hoy existen con relación a la diversidad biológica –específicamente a la flora y fauna de la región llanera– provienen en su gran mayoría de las investigaciones que se han realizado en el hato”, asegura Edgar Useche, presidente de la Fundación Hato Piñero.

   Actualmente el hato cuenta con una de las estaciones biológicas más grandes de Hispanoamérica, que está dota- da de todos los servicios básicos como: biblioteca, sala de conferencias y herbario, a fin de ofrecer a los investigado- res y estudiantes las condiciones necesarias para la eje- cución de programas y proyectos en materia de protección ambiental y agropecuaria. “Esto ha proyectado a Venezuela como destino turístico y de investigación. Recientemente,  un gran número de proyectos ecológicos han sido desarro- llados con especies como la baba, el chigüire, el jaguar, el mono capuchino y dos especies de báquiros, entre muchos otros”, asegura Useche.

 Innovaciones agropecuarias

  Existe en el Hato Piñero un potencial inmenso para el desarrollo de las actividades agropecuarias. De hecho, son muchos los aportes brindados en la selección y mejoramiento genético de la ganadería cebú, así como en el rescate del ganado criollo. “Somos pioneros en Venezuela en realizar cruces de ganados compuestos por inseminación artificial. Además, creamos –por diferentes cruces– el ganado ‘rojo piñero’, una raza que sólo existe en el hato, que se adapta mejor al trópico y que se destaca por la calidad de su carne”, explica Useche.

   Otro de los grandes aportes emprendidos en el Hato Piñero se refiere a la producción de una semilla especial para el pasto. “Es la única semilla certificada en Venezuela y fiscalizada por el Fondo Nacional de Investigaciones Agropecuarias (Fonaiap). Esta semilla surgió a raíz de un proyecto de investigación que tenía como objetivo encontrar una solución al bajo rendimiento obtenido con el ganado de excelente calidad. Se inició una serie de experimentos agrícolas con diversas semillas traídas del Brasil y África. Este trabajo dio sus frutos al lograr un tipo de semilla adaptada al tipo del suelo llanero”, comenta Useche. Estas semillas producidas por Sembra (Semillas Branger) se venden con éxito en el mercado nacional e internacional.

 Safari criollo

   Justo a la hora de salir de excursión, uno de los guías anuncia la llegada de un grupo de turistas. Entre ellos se encuentra el reconocido arquitecto Fruto Vivas, quien no oculta su admiración apenas hace su entrada a la casa de huéspedes. “Esto es el paraíso terrenal. Esta casa no es arquitectura sino ‘arqui-ternura’, se ve que está hecha con sentimiento y amor”, exclama vivas. Este comentario es compartido por un grupo de turistas españoles. “Esto es fantástico, hombre”, comentan en voz baja.

   La mejor época para las observaciones en el hato es la de sequía; cuando está más árida la sabana y los esteros menos inundados. Los meses preferidos por los turistas experimentados son desde enero hasta mayo. En estos meses hasta el más apático de los observadores podrá ver fácilmente en un solo día desde una banda de zorros hasta una pareja de osos hormigueros. “También se pueden apreciar felinos, dantas, nutrias, lapas, picures, cachicamos, entre muchos otros”, indica Useche, mientras algunos visitantes se acomodan para contemplar el hermoso atardecer.

   Al anochecer, la cena es aderezada por un grupo de música llanera que al ritmo de arpa, cuatro y maracas pone a bailar zapateado a más de un turista. A medida que avanza la noche, a los viajeros se les presenta una inmejorable oportunidad para admirar el estrellado cielo en un ambiente fiestero, y acompañado de una cerveza bien fría. “Es un privilegio estar en este fascinante lugar”, comenta una turista mexicana, quizás por la nostalgia de saber que al amanecer tendrá que partir de nuevo a su país. El calmante ruido de los ventiladores de techo y el silencio hondo del Llano dormido bajo una luna marcan el final de esta agraciada jornada.-

Información y contactos para conocer las opciones de estada:
Teléfonos de las oficinas del Hato Piñero por los teléfonos: (58) (212) 991-8935 y (58) (212) 991-0079
Fax: (58) (212) 991-6668
E-mail: hatopinero@branger.com

Página web: http://www.branger.com/

 Trascripto por:
Simón Anduze G.
anduzeg@cantv.net

Guatire, lunes 20 de diciembre de 2004.

 ¿La barbarie ataca de nuevo?

 Fuente: Diario EL UNIVERSAL http://buscador.eluniversal.com/2004/12/17/eco_art_17154A.shtml

"La intención es establecer el orden", dijo el procurador
Gobierno de Cojedes decretó intervención de tierras privadas
 

El procurador indica que la idea es poner orden y que no se trata de expropiación

VICTOR SALMERON

EL UNIVERSAL

El gobernador de Cojedes, Johnny Yánez Rangel, decretó en su estado "la intervención de todas las tierras urbanas, rurales o con vocación agrícola, públicas o privadas, que presuntamente se encuentren ociosas o enmarcadas bajo el régimen latifundista, o en conflictos de tenencia y/o con problemas de distribución".

El segundo artículo del decreto, publicado en la Gaceta Oficial del estado, precisa que la intervención "afecta en una primera etapa" a 16 extensiones de terreno que pertenecen a: sucesión Branger, familia Boulton, Compañía Inglesa, el diputado Salomón Centeno, sucesión de David Morales Bello, Vincenzo Cammarano, Hermisano Ruisánchez, el ex gobernador Manzo Núñez, general Rafael Rivas Ostos, Maderedas CA y Luis Villanueva, familia Finol, Orlando Licón, sucesión Asseh, Simón Polanco y Tomasio Amadío.

Añade el texto que la medida también afecta "cualesquiera extensiones de terreno fijados en los informes técnicos señalados en el presente decreto o que a través de la ejecución se determinen".

En los considerando el gobernador de Cojedes menciona "que en fecha tres de diciembre de 2004 fue presentado a consideración del Ejecutivo regional informe elaborado por el jefe de la Unidad de Desarrollo Endógeno Rural del estado" y ese mismo día "el Ministerio de Agricultura y Tierras informa respecto de los presuntos lotes, fundos o hatos que emblemáticamente en Cojedes presentan problemas de titularidad, de tenencia de tierra o de latifundio".

Johnny Yánez Rangel apoya su medida en "que el pueblo soberano del estado Cojedes otorgó mandato constitucional al gobernador del estado para que sus actuaciones se enmarquen en la consolidación del proceso revolucionario, en el fortalecimiento de las misiones, en la transferencia de competencias al pueblo y en la productividad de la tierra mediante la optimización de los recursos naturales".

Además señala el decreto que "el proceso revolucionario consagrado en la Constitución de la República Bolivariana no sólo constituye un sistema democrático y de justicia, sino que además emerge como un proyecto social, obligando a sus gobernantes a adoptar todas las medidas tendentes a garantizar la participación protagónica del pueblo, a través de todos los instrumentos, políticas y elementos idóneos tendentes a fomentar, ejecutar y garantizar el desarrollo endógeno y la seguridad agroalimentaria".

El documento que recoge los lineamientos de la nueva etapa de la revolución precisa que un objetivo básico es "continuar instalando la nueva estructura territorial", con herramientas como "eliminar el latifundio", desconcentrar la actividad productiva" y "fomentar un desarrollo rural integrado".

Todos ganaremos

Alexis Ortiz, procurador general de Cojedes, asegura que "la propiedad va a ser respetada, el término intervención puede ser fuerte pero la intención es establecer el orden, bajo ningún concepto se trata de expropiar, lo que buscamos es un ganar-ganar".

Agrega que algunos grupos han malinterpretado la Ley de Tierras, así que aquellos invasores que no sean campesinos productivos serán desalojados y, en el caso de ser un productor que carece de tierras, en primer lugar se buscarán soluciones con terrenos públicos.

Alexis Ortiz también menciona la posibilidad de que a través de acuerdos los propietarios privados cedan, de manera voluntaria, lotes de tierra para ayudar a solucionar el problema de las invasiones.

Otro tema que se abordará con este decreto, de acuerdo con el procurador de Cojedes, es determinar "hasta dónde llegan los derechos de los propietarios" y poner en marcha políticas que alienten la producción en el estado.

Una retaliación

El diputado Salomón Centeno, afectado con la medida de intervención, asegura que el decreto incrementa "la inseguridad jurídica en el sector agropecuario por la manera irresponsable y politiquera como se ha manejado el tema de las tierras, esto es un golpe mortal a la productividad".

"Se han alentado invasiones por populismo y politiquería, los campesinos reciben una carta agraria pero no les proveen recursos para un trabajo productivo, muchas fincas están convertidas en simples matorrales", dice Centeno.

"En mi caso particular el gobernador mandó a invadir mi finca, hoy convertida en rastrojales. Se han robado la infraestructura, la maquinaria, los potreros, el ganado. Esto ha sido denunciado sin que hasta ahora hayan intervenido las autoridades", señala el diputado, miembro de la Comisión de Finanzas.

"En mi caso hay un ingrediente político, es una retaliación porque "molestan las denuncias que he hecho sobre actos de corrupción del gobernador Johnny Yánez Rangel".

vsalmeron@eluniversal.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

regreso a documentos            regreso a DDHH

Share/Save/Bookmark