El Recuerdo como regalo

El recuerdo se atesora,
con tormentos y dichas,
no ocupa espacio
concentra el tiempo
los sentimientos
y el alma de millones.

Impresiona como la memoria,
en tan mala maña,
del olvido nos hace gala.

Necesario volver
por esa madeja transitada,
aunque se resistan las decepciones
o quiera la alegría,
o la ahuyente el dolor
o la llame la euforia.

En nuestra alforja hay muchas cosas.
Lo pasado, lo vivido, lo sentido,
las voces juntas, los gestos acompasados,
la familia de entrañas, el abrazo amigo,
el amigo ido, la querencia perdida,
los sueños latentes y ese inefable engaño.

La verdad.... esa verdad!!!
clavada en nuestros corazones
y aunque insistan quebrar,
seguirá allí aflorada,
imposible guardarla.

El unicornio de esperanza,
que de ánimos a veces pena,
yace encendido en el fuero,
cumpliendo su incansable tarea.

Mis pasos anduvo tierra adentro,
nuestros pasos, tierra afuera,
por pavimentos y calles
de cemento y asfalto
de piedra y madera
calientes, mojados
quemados, agujereados.

De los andes nos llega
la límpida atmósfera en su frescura
el inevitable olor del frailejón
y la crispación de flores diminutas.

Nos reunimos por miles...

El rumor acompasado de la costa
nos trae el rocío del salitre
que se adhiere al corazón curtido
con sus azules turquesas.

Por cientos de miles...

Del crepitar de las ramas alzadas
que buscan brindar sol a su follaje,
exhala la selva pulmón incesante
dando cobijo a tanta vida inquieta.

Por millones...

De la arena arisca del médano
acabas en la llanura serena
y entre las matas el paisaje otea
las bandadas que aletean.

Confluimos en encuentros...

En tus cascadas se refrescaron
los cuerpos ávidos de bálsamo
apaciguando sus fervores
renovando sus ilusiones.

...los caminos de varios nortes,
y las antorchas enarboladas
de colores primarios
vistieron idas de sonrisas.

Aquellos ángeles disfrazados
que con sus espadas nos quitaron
algunas almas,
nos intoxicaron o despedazaron,
nos inflingieron o desgarraron
no pueden borrar la infamia.

Si con las palmadas
en silencio reverente
cantamos honrando memorias,
con el corazón
en latido irreverente
seguiremos fluyendo libertad.

La verdad...esa verdad!!!
Es coraje, la diferencia.
Es lo noble en lo gallardo.
La razón sabida.
La expresión genuina.

Cada paso andado
solo nos acerca a nuestro destino.

Me queda seguir,
para no olvidar,
y brindar el recuerdo.

Nicla Camerin
Dic. 2004

regreso a documentos

Share/Save/Bookmark